Translate

lunes, 24 de junio de 2013

Cupcakes de fresa natural




Tengo que admitirlo, me piqué con el tema de los cupcakes. Me gusta mucho la repostería creativa; cupcakes, fondant, glaseados, colorantes. Alguna cosilla he hecho. Estos son los primeros cupcakes que me animé a hacer por el santo de mi hija mayor que tiene 4 años y ve la vida de color de rosa llena de princesas... jajaja. A mi, el buttercream de fresa natural me encantó pero puse el cupcake de vainilla y sin el almíbar. Mucho mejor si añadimos el almíbar de vainilla y al cupcake le añadimos trozos de fresa. Animaos a hacerlo porque si yo he podido.... La manga pastelera que tenía era malísima, de hecho después de decorarlos la tuve que tirar. Aún así creo que me quedaron fenomenal. Así es que os animo y en la próxima celebración que tengáis poned estos preciosos y riquísimos cupcakes de fresa natural. Por cierto, la fuente de fiar totalmente. La receta es de Alma Obregón, www.objetivocupcake.com
Ingredientes: (para 12 cupcakes o 48 mini cupcakes)
  • PARA EL BIZCOCHO

  • 120 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 180 g de azúcar blanco 
  • 2 huevos M 
  • 230 g de harina
  • 2 cucharaditas de levadura Royal 
  • 120 ml de leche semidesnatada 
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla 
  • 200g de fresas



    PARA EL BUTTERCREAM

  • 250 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente 
  • 400g de icing sugar 
  • 3 cucharadas de leche 
  • 240g de fresas
 
Preparación:

Precalentamos el horno a 180º (160º si es con ventilador).
Ponemos las 12 cápsulas de papel en la bandeja para cupcakes.
Picamos las fresas en trocitos chiquititos. Si tienes Thermomix, trocéalas en velocidad 4, dos segundos. ten cuidado no se te quede puré. Reservamos.
Tamizamos la harina con la levadura química en un bol y reservamos.
En una batidora de varillas, bate la mantequilla con el azúcar hasta que se integren y la mezcla se aclare, es decir, de amarillenta a blanquecina.
Añadimos los huevos. Echamos uno y que se incorpore, echamos el segundo y batimos también hasta que se incorpore.
Añadimos la mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que se incorpore bien.
Ahora, añadimos la leche, previamente mezclada con el extracto de vainilla, y batimos.
Añadimos la otra mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que la mezcla sea homogénea. Incorporamos las fresas y terminamos de mezclar con la espátula.
Repartimos la mezcla en las cápsulas. No las llenes más de 2/3 y si dudas, no más de la mitad.
Horneamos 22-25 minutos.
Dejamos templar 5 minutos en la bandeja y luego sobre una rejilla. La del mismo horno te servirá

Para preparar el buttercream, trituramos las fresas con el pasapuré y reservamos. Si tienes la Thermomix más fácil y rápido. Tritúralas en velocidad progresiva 5-10, hasta que tenga textura de puré.
A continuación tamizamos el icing sugar. Colócalo en un bol junto con la mantequilla y la leche. Cubre el bol con un trapo y bate primero a velocidad baja un minuto.
A continuación batimos al menos 4 minutos más a velocidad alta. La mezcla tiene que estar totalmente integrada. Incorpora las fresas y bate 2 minutos más.
Decoramos los cupcakes, que deberán estar totalmente fríos,  usando la manga pastelera con una boquilla de estrella grande o la que yo usé fue para hacer pétalos.

Observaciones:
  • Las capsulas son las de tamaño estándar, puedes usar también las minis pero te saldrán el doble. Que no sean de las baratas porque transparentan y no se verá el dibujo. Marcas recomendadas: Culpitt, House of Mary (HoM), Comercial Mínguez.
  • La masa de los cupcakes se puede también hacer en thermomix. En breve pondré la receta. Pero el buttercream, es complicado en Thermomix, lo digo por experiencia. Lo mejor una batidora de varillas. Así, sin problema.
  • Las boquillas mas usadas para decorar cupcakes son la 1M de Wilton o 124 de Wilton si quieres hacer pétalos de rosa.
  • Por supuesto, si tienes cualquier duda házmelo saber con un comentario y te responderé enseguida.




Juan Pablo II: Jesús, al encarnarse en el hogar de María y José, manifiesta y consagra la familia como santuario de la vida y célula fundamental de la sociedad.